sábado, 25 de septiembre de 2010

Empatia, compasión y sentido práctico : profesor Toshiro Kanamori

El profesor Toshiro Kanamori, comienza sus clases con una pregunta: ¿Qué es lo más importante en este curso?
Lo tiene muy claro: SER FELIZ, así sencillamente.
Todos conocemos el dolor de no haber sido comprendidos alguna vez, acaso cientos de veces, miles de veces… pero algunos quedan “atascados” en la repetición de patrones emocionales negativos causados por las heridas provenientes de esta esta situación mientras otros logran re-inventarse y ser personas diferentes.

Nuestra educación enfatiza la importancia de la incorporación de cientos de datos que no tienen relevancia alguna pero pasa por alto la transmisión de valores fundamentales. Cada vez más se pone en evidencia que nos estamos convirtiendo en “informados ignorantes” , sabemos un millón de cosas, menos cómo vivir nuestra vida al mando de valores elevados, como son la empatía y la compasión. ¿Acaso no serían estos valores los únicos que permitirían una vida de relación fundada en bases saludables, lógicas y coherentes?

Estos sentimientos nos permiten expresar lo mejor de nosotros, sin embargo es largo el camino que aún nos queda recorrer y aún es poco lo que se dice todavía de ellos en nuestra sociedad. ¿Porqué nos cuesta tanto tomar en cuenta a los demás como si fuésemos nosotros mismos?¿Porqué nos cuesta ser compasivos? La práctica de la compasión requiere del desarrollo de habilidades sumamente complejas, de todo un despliegue de inteligencia.
¿Cómo podemos trabajar todo esto en la escuela? ¿Se puede de verdad?
“Venimos a la escuela a ser felices, para lo que tenemos que ser felices TODOS¡¡¡”.

MÉTODO TOSHIRO KANAMORI:

Cada día tres niños leen cartas a sus compañeros, hablandoles honestamente sobre sus sentimientos.
En la clase se enseña a los niños, además del programa lectivo, como manejarse con relaciones problemáticas, con la infelicidad y con el alejamiento o perdida de los seres queridos. Incluso se enseña a ponerse en el lugar y a apoyar a los compañeros que han pasado por ello.
El documental, que he puesto dividido en 5 videos más abajo, ha sido rodado a lo largo de un año lectivo, en el que se ve claramente como los niños APRENDEN DE VERDAD, a compartir sus sentimientos, a ponerse en el lugar de los otros, y a apoyar a todo el que lo necesite. Con ello aprenden a valorar la VIDA y por tanto a disfrutar de ella.
Hacía tiempo que no veía en acción a un docente supervocacional, de mente preclara. Su nombre: Toshiro Kanamori.

Este fantastico pedagogo, es capaz de conseguir cosas maravillosas:
1. Niños que aprendan DE VERDAD a SENTIR el sufrimiento de sus compañeros. A ponerse en su lugar, emocionalmente. Nunca creí que se podía enseñar, de esta manera, la EMPATÍA, hasta que lo vi a él en acción.
2. Niños que entienden lo importante que es disfrutar de la Vida, con mayusculas.
3. Y todo esto, sin descuidar en ningún momento, el aprendizaje del material que corresponde a su edad escolar.

Estaba realmente cansada cuando “pille” de casualidad el documental, pero era tal la belleza que desprendia, las enormes posibilidades de evolución que encierran para nuestra dolorida sociedad humana, que valía la pena forzar un poco los ojos y saborear toda la hermosura que destilaba aquel ser tan increiblemente humano y tierno.

"Si una persona no es feliz................... no lo será nadie."
Video 1

Video 2

Video 3

Video 4

Video 5