domingo, 6 de febrero de 2011

Gianni Rodani.

Indudablemente es tarea de la escuela conseguir que todos los niños aprendan la herramienta lectora, pero este sólo debería ser el primer paso. Una vez que los niños han alcanzado este objetivo, nuestra meta profesional debe situarse más allá: "ayudar a nuestros alumnos a descubrir el placer de leer".

A pesar de tantas buenas intenciones, lo cierto es que en demasiadas ocasiones acabamos creando entre el niño y los libros un abismo difícil de salvar con tanto uso y abuso del libro como instrumento escolar.
G. Rodari analiza este tema en "Nuevas maneras de enseñar a los niños a odiar la lectura". Rodari formula de manera sarcástica y divertida algunos principios básicos de cómo conseguir que nuestros alumnos huyan de los libros como el ratón del gato.
Estas son algunas de sus propuestas para enseñar a aborrecer la lectura.
  1. Echarles en cara a los niños que no les guste leer.
  2. Obligarles a leer.
  3. Mandarles a leer un libro que no es de su agrado.
  4. Exigirles que lean un libro de principio a fin.
  5. Dejar al niño solo con el libro.
  6. Comentarle todos los pormenosres del libro.
  7. Convertir los libros en otros deberes escolares.
  8. Convertir el libro en una herramenta académica.
  9. Obligarles a comentar un libro leido.
Todas estas propuestas las podéis leer mas detalladamente en el siguiente enlace :P
ALGUNAS FÓRMULAS PARA ABORRECER LA LECTURA


Gianni Rodari, escritor, maestro y pedagogo italiano (Omegna, 23 de octubre de 1920- Roma, 14 de abril de 1980), Premio Hans Christian Andersen en 1970. Su principal obra teórica es Gramática de la fantasía, una recopilación de charlas en la que expone un concepto fundamental en la literatura infantil y juvenil del siglo XX: el binomio fantástico. En su obra literaria destacan a la par el impulso de reforma social, con una atención destacada por los más pobres y una sátira humorística, pero inflexible, contra la alta burguesía italiana; y la combinación fantástica de imágenes sorprendentes, con las que o bien construye una historia, o bien inicia una trama que debe completar el lector.